Seleccionar página

Londres siempre ha sido escenario de numerosas obras de teatro, películas, musicales y libros. Sinceramente pienso que es de esas ciudades que hay que visitar al menos una vez en la vida. Sus calles, sus pubs, sus tiendas…todo en Londres es especial. Y qué decir del Big ben, esa maravillosa torre en la que me había imaginado desde pequeña una y otra vez. Pero de Londres me gustaría destacar sus barrios; tan diferentes, tan bonitos, tan suyos…

La capital inglesa cuenta con 33 distritos y aunque es prácticamente imposible visitarlos todos en una corta estancia (como en mi caso, que estuve seis días), recomiendo al 100% dar un paseo por los barrios de Notting Hill, Covent Garden, Chelsea o Camden Town. Me hubiera encantado poder dedicarle más tiempo a cada barrio y añadir alguno más, pero con la cantidad de museos, monumentos y estadios de fútbol que hay que visitar en la capital, he de decir que me resultó imposible.

Londres es una ciudad en la que probablemente se necesita usar el transporte público para visitar estos barrios y para facilitaros la ubicación de cada uno de ellos, he creado un pequeño vídeo para ayudaros a situaros en el mapa del metro de Londres. Aquí podéis ver las paradas más cercanas y os doy una pequeña descripción de cada barrio. ¡Espero que os sea útil!

Capítulo 1
CAMDEM TOWN 

Camden Town se convirtió en mi barrio preferido desde el primer momento en que lo vi. Jamás había visitado un lugar así. Era alternativo, con las paredes llena de pintadas artísticas y cada tienda era especial, pero no solo por su interior sino también sus fachadas. Muchas de ellas tenían objetos colgados en la pared relacionados con la temática de la tienda y eso provocaba que los cientos de turistas que paseaban por allí se pararan un rato para captar el momento.

Es cierto que Camden es uno de los distritos más visitados de Londres, ya no solo por la gran variedad comercial que hay, sino por su belleza singular y sus numerosos puestos de comida callejera. A pesar de que siempre me han dicho que Inglaterra es un país muy caro para comer, creo que siempre hay que tomarse un tiempo para buscar. En cada distrito al que he ido hay tiendas de comida rápida que ofrecen menús muy asequibles, y lo mejor de todo es que hay mucha variedad. Pueden pasar desde ensaladas y sándwiches, hasta platos con arroz, carne, etc.

El primer día que fui a Camden Town ya había anochecido y las calles estaban más solitarias de lo que Londres me tenía acostumbrada. Siempre que voy a visitar una ciudad intento conocerla tanto por la mañana como por la noche, porque aunque sea el mismo escenario suelen ofrecer ambientes distintos, y eso me encanta. Recuerdo pasar por varios callejones que tenían unas pintadas muy artísticas, y como no podía ser de otra forma, tuve que hacerle fotos.

la mascara camden

rinoceronte camden

Paseando por la calle principal en la que se encuentran las tiendas, varios jóvenes de diferentes nacionalidades nos ofrecían menús de “guiris”, los cuales no nos apetecía probar en ese momento ya que me habían comentado en varias ocasiones que merecía la pena pasear por los mercados de comida un día de sol y disfrutar del maravilloso barrio.

Por suerte, al día siguiente Londres gozaba de un sol intenso y aprovechamos para ir de tiendas por Camden y comer por uno de esos mercados. La noche anterior no había podido apreciar los detalles de los escaparates de las tiendas, pero al verlo me quedé asombrada. Es cierto que ya lo había visto en fotos, pero nada como apreciar esas paredes en persona…

escaparate camden

tienda adidas camden
Absolutamente todas las tiendas, por muy pequeñas que fueran, tenían algún detalle que la hacía especial, y no podía dejar de alucinar con algunos decorados. Había tiendas que no tenían nada que ver la una con la otras: tiendas de góticos, tiendas de souvenirs, tiendas de zapatillas deportivas…

escaparates

tiendas

Llegó un punto en el que entraba solo para curiosear. Recuerdo que había una que nada más entrar tenías que bajar a un sótano. No había nadie dentro y me dio un poco de “yuyu”, pero el dependiente nos hizo una demostración del producto que vendía. Eran camisetas que brillaban con el sonido de la música. Todo estaba oscuro, y las camisetas por lo general eran negras, mientras que en el centro de cada una había una especie de pizarra blanca en la que se podía escribir.

Al terminar de comprar unas cositas llegamos al mercado de Sta­bles Mar­ket, cuyo nom­bre se debe a que el mer­cado se ins­taló en lo que fue­ron las anti­guas caba­lle­ri­zas o esta­blos de una com­pa­ñía ferro­via­ria. Se trata del mer­cado más grande de Cam­den con casi qui­nien­tos pues­tos de venta, y para mí es el más lla­ma­tivo. Ade­más de las tien­das de ropa y acce­so­rios,, encon­tra­mos una varie­dad de pues­tos de comida inter­na­cio­nal.

Paseábamos por los mercados y todo nos encantaba. Era prácticamente imposible no detenerse a captar el momento con la cámara

IMG_2001

IMG_1991

Tienda tras tienda de los distintos mercados, nos entraron ganas de probar alguno de los aperitivos que nos ofrecían los vendedores: comida china, italiana, mexicana, árabe.. Había prácticamente de todo y a un precio asequible. Al final picamos con un kebab de cordero que estaba espectacular.

 

IMG_1984

Decidimos tomárnoslo en un laguito artificial que había cerca y donde estaba repleto de londinenses y extranjeros que se agolpaban como largatijas al sol. Sin lugar a dudas, Camden Town es un sitio para recordar…

IMG_1966

 

Capítulo 2
COVENT GARDEN 

Dicen que Covent Garden es uno de los distritos con más encanto de Londres, y puede que tengan hasta razón. Nada más entrar en la plaza principal donde se encuentra el mercado comprobé que era cierto todo lo que decían en las guías de viajes que había leído anteriormente. ¡Está lleno de artistas callejeros que pretenden sacarle una sonrisa a su público!

Decenas de magos, cantantes desconocidos y bailarines daban color al mítico barrio de Covent Garden. Recuerdo que la plaza estaba repleta de gente de diferentes edades. Niños, jóvenes, adultos y ancianos disfrutaban de una pareja cómica que o bien bailaban o bien te sacaban una paloma de la chistera. Hacían partícipe al público y los sacaban para que ellos mismos fueran parte del espectáculo.

IMG_1422

La historia de la actual plaza comenzó en el siglo XVII, cuando el terreno pasó de manos de los monjes de Westminster a ser propiedad de los condes de Bedford. En 1631 comenzaron las obras para convertir la zona de cultivo en una plaza pública. Hoy en día se puede disfrutar de las tiendas de moda situadas en Floral Street, o bien de los pequeños puestos de los maestros artesanos de la superficie comercial cubierta.

Dentro del “Covent Garden market” también había artistas callejeros y pequeños puestos artesanales que vendían cuadros con los míticos escenarios de Londres. Aparte de las tiendas, puestos y artistas, el mercado tenía una gran variedad de pubs y cafeterías donde la gente aprovechaba para salir a las terrazas y disfrutar de un domingo soleado mientras disfrutaban del ambiente londinense.

He de reconocer que debería haber ido otro día de la semana porque al ser domingo estaban todas las tiendas cerradas, pero poco me importó cuando vi en la guía que había elaborado semanas antes de realizar mi viaje lo que podría ver en Covent Garden. Tras mucho preguntar a policías, transeúntes y dueños de varios locales, por fin llegué al sitio que tanto ansiaba conocer.

Neal´s Yard es un patio de Covent Garden cuyas casas y locales están pintadas de colores, y quizás por eso sea tan especial. Es un sitio pequeño pero muy acogedor y cuando hace buen tiempo, los londinenses van allí a disfrutar de las pequeñas terrazas. Lo que más me gusta de este lugar es que no es nada turístico. De hecho no lo había encontrado en ninguna guía de viajes, hasta que lo encontré un día mientras buscaba fotos de Londres en Instagram.

A pesar de que me llevé por lo menos 15 minutos buscando hasta encontrar Neal´s Yard, he de decir que simplemente por ese patio, mereció la pena…

neals yerd nealsIMG_1436

Capítulo 3
CHINATOWN 

A pesar de conocer que estos barrios existen en ciudades como Nueva York, Bangkok, Barcelona o Chicago, jamás me había imaginado cómo era un barrio chino. Llegamos hasta ahí al salir de “The National Gallery”. Este barrio está situado en Soho .La zona original se encontraba en la parte este de Londres, donde comenzaron a concentrarse miles de marineros chinos a finales del siglo XVIII. Éstos habían sido contratados en China pero, por razones diversas, habían tenido que ir quedándose a vivir en Londres. En el año 1914, ya se habían abierto 30 negocios chinos en Limehouse, la mayoría para surtir a los propios marineros. Durante la Segunda Guerra Mundial la zona quedó destruida y encontrar trabajo en la marina era misión imposible para los extranjeros.

A mitad del siglo XX los soldados que volvían de Asia llegaban con ganas de seguir degustando comida asiática. En esa épocase abrieron los primeros restaurantes en Gerrard Street, una calle con mucha reputación gastronómica internacional. Por ello, el barrio chino cuenta con numerosos restaurantes en los que se puede disfrutar de la comida asiática desde diez libras el menú.

chinatoooo

En Londres me di cuenta de que los tópicos eran ciertos. A pesar de haber cientos de turistas por esta zona, casi todo el barrio estaba repleto de chinos. Restaurantes, tiendas de ropa, comida rápida… e incluso la mayoría de los transeúntes eran asiáticos. Me di cuenta de que este pequeño barrio era muy peculiar.

Pero lo que más me gustó de todo fueron las “murallas chinas” que había a los laterales de las calles que cubrían el barrio. Nunca he estado en un país como China pero me trasladaron a otro mundo. Y es que eso es lo que tiene Londres…que te lleva a cualquier otro lugar sin salir de la ciudad

IMG_1398

Capítulo 4
CHELSEA

Al bajarnos del metro en la parada “South Kensington” nos dimos cuenta de que estábamos en uno de los barrios más elegantes de todo Londres. Está situado al borde del río Támesis y suelen decir que es aquí donde hay más residentes “VIP”. Es cierto que al escuchar la palabra “Chelsea” se me viene a la mente el Chelsea Football Club y no el barrio que visité en la capital inglesa. Me encanta el fútbol y disfruté más en la previa en Stamford Bridge en la que se disputaba el Chelsea-Manchester City que viendo casas y boutiques de moda…

Aunque si realmente reconociera la verdadera razón por la que estaba empeñada en visitar Chelsea, algunos me matarían. En Instagram había visto una puerta rosa que tenía un letrero que ponía “love”, pues bien, ese fue mi absurdo motivo para ir a Chelsea. Quería ver esa puerta SI O SI. Arrastré a mi pobre novio por las calles del barrio hasta localizar la puerta que quería, y una vez la vi, ya fui feliz.

puerta chelsea

Aunque algunas de las puertas me recordaban a las de Notting hill, creo que la calidad de las casas era aún mayor. Los coches que pasaban por las calles eran más bien tipo Ferrari o Jaguar que un Opel Corsa o un Ford fiesta…Simplemente con decir que el peor coche que vi era un Audi y un Mercedes dejo claro el tipo de barrio en el que me encontraba.

Por desgracia, llegamos casi de noche y no pudimos apreciar bien los colores de las casas, muchas de ellas blancas con las puertas de colores fuertes: rojo pasión, azul eléctrico, amarillo pollo, etc.

puertaas chelsea

Las tiendas también estaban cerradas, por lo que decidimos dar un simple paseo y volvernos en metro a casa.Nuestra sorpresa llegó al terminar la calle de la puerta rosa. Ya había anochecido por completo y había un puente iluminado que por un momento me recordó un poco al puente de San Francisco de Estados Unidos por las cuerdas. He de reconocer que finalmente agradecí haber llegado de noche para poder apreciar esta bonita estampa…

IMG_0888 puente chelsea

Capítulo 5
NOTTING HILL

Siempre había deseado visitar este barrio. Quizás la culpa fuera de Julia Roberts y Hugh Grant, protagonistas de la película que lleva el nombre del barrio “Notting hill”. En el film se veían como escenarios protagonistas el mercado de Portobello y las míticas casitas de colores, y eso mismo fue lo que nos hizo visitar el barrio.

Mi decepción fue ¡enorme!. Entiendo que es un lugar muy turístico, que estábamos en una ciudad como Londres y que los sábados era el día que abría el mercado de portobello, pero es que los turistas acudían en manada en una misma dirección. Nada más salir del metro me empecé a agobiar con la gran cantidad de personas que iba al mismo sitio, y para colmo estaba lloviendo. En fin, la cosa no pintaba bien. Era prácticamente imposible caminar y ver los puestos con tranquilidad sin que nadie te empujara o se pusiera delante tuya. ¿Para prueba? un botón.

IMG_0760

Aun así, buscando el lado positivo he de reconocer que las tiendas eran muy bonitas. En Portobello es posible encontrar una gran variedad de artículos, entre los que destacan las antigüedades. Las monedas, relojes, muebles, sellos o joyas son algunos de los objetos más populares. Pero también se pueden encontrar juguetes antiguos, chapas, cuadros con escenas londinenses, etc.

Una de mis tiendas preferidas fue Alice´s, una tienda roja que vendía prácticamente de todo.

IMG_0773

Desde tazas de porcelana o un bulldog inglés de porcelana blanca, hasta banderillas, bicicletas o escaleras de madera. Apenas se podía entrar por la gran cantidad de gente que quería visitarla, pero lo bueno que tenía es que sus artículos también estaban en la calle.

IMG_0772

Caminando encontrabas puestecitos en lo que la gente solía pagar lo que les pedían, excepto los españoles. ¡Cuántas veces habré oído que los españoles somos expertos en regatear! Y lo cierto es que tienen toda la razón.

IMG_0754

El Mercado de Portobello toma el nombre de la calle en la que se encuentra, Portobello Road. Esta calle tiene unos tres kilómetros de longitud y conecta Nothing Hill con Ladbroke Grove. Además de los coloridos puestos de la calle principal, también es posible encontrar tiendas y puestos en calles perpendiculares como Westbourne Grove. Recorriendo kilómetros llegamos a la librería donde se rodó Notting Hill. Como todos los comercios estaba lleno de gente, pero al menos se podía entrar y echar un vistazo a los libros.

IMG_0808

Al terminar vimos que había decenas de puestos con comida elaborada que vendían al peso o directamente por platos.Sinceramente me sorprendió la elaboración de los platos y la gran variedad que había. Estaban muy preparados. Puestos de dulces, de patatas fritas, de kebab, migas con pan, pan preñao…parecía que estaba en mi país. Y junto a estos puestos, flores, muuchos ramos de flores variados que algún que otro extranjero le regalaba a su novia en señal de amor.

IMG_0772flores

Salí de Notting hill más contenta de lo que llegué, pudiendo disfrutar por fin de los edificios, sus colores, sus iglesias tan peculiares. Al llegar al metro y mirar las líneas me imaginaba cuántos otros barrios me habría perdido de Londres por falta de tiempo…En mi próxima visita los descubriré.

IMG_0806 nh