Seleccionar página

Ámsterdam es conocida como la Venecia del norte por sus largos canales y puentes que rodean la ciudad holandesa. Es una ciudad diferente gracias a sus largos canales y puentes que rodean la ciudad. El barrio rojo, la casa de Ana Frank, los mercadillos, el queso, las bicicletas, las casas flotantes o los coffeshops hacen que sea  ciudad sea mágica.

Los tres canales que lo componen se denominan, de fuera a dentro, Prinsengracht, Keizersgratch y Herengracht. El canal más llamativo de los tres es el menor, Herengracht, y en sus orillas encontraréis algunas de las mansiones más bonitas de la ciudad. También se puede dar un agradable paseo en barco por unos 10€, aunque mi recomendación es caminar por la ciudad. ¡Ámsterdam es diferente!

Consigue 18 euros de descuento en Airbnb para nuevos usuarios

Dale click aquí!

Vuelos

Desgraciadamente, cuando hable de los vuelos que he cogido, normalmente será desde el sur de Andalucía. En esta ocasión, coger un vuelo directo de Sevilla-Ámsterdam es bastante caro quizás porque la compañía no es Ryanair. Como opción podéis coger un vuelo Sevilla-Eindhoven (con Ryanair) y luego un tren que os lleve hasta Ámsterdam. 

Nosotras cogimos el vuelo de ida Málaga-Eindhoven y la vuelta Eindhoven-Sevilla. Nos salía mucho más rentable de esa forma quizás porque no lo cogimos con tiempo suficiente de antelación. (Aquí os dejo unos consejos sobre cómo encontrar vuelos baratos).

La ida y la vuelta a Sevilla salía por unos 100€ y la ida a Málaga y la vuelta a Sevilla nos costó 68€ más los 7.5€ de blablacar de Sevilla a Málaga.

Para ir desde el aeropuerto de Eindhoven hasta la estación central de Ámsterdam, contactamos con un hombre desde Blablacar y no se qué chanchullo tendría pero en vez de irnos con él en coche nos llevó en tren a Ámsterdam por 10€ (cuesta unos 20€ y tarda una hora y 20 minutos más o menos, haciendo parada en Utrech).

Como alternativa al tren podéis contactar con personas que van en su propio coche desde la ciudad en la que estéis hasta la ciudad a la que queréis ir. Una de esas webs (o app) es blablacar, que cada día ofrece muchas rutas a mitad de precio que el tren. Si no os importa ir con gente desconocida, esta es vuestra página.

Alojamiento

Ámsterdam es una ciudad cara a la hora de dormir y comer y como hace dos años no sabía mucho sobre alternativas a hoteles, cogimos un albergue. Éramos cuatro amigas y sabíamos que mal no lo íbamos a pasar.

El albergue se llamaba Bob´s Youth Hostel, estaba situado cerca del Barrio Rojo y nos costó desde el viernes 14 de febrero hasta el martes 18 de febrero del 2014 por 69€. En la habitación había 20 camas, tenía un toque alternativo y aunque había mucha gente no tuvimos ningún problema y había seguridad. Además la mayoría de las personas que estaban allí iban solo el fin de semana porque estaban haciendo una ruta “erasmus”.

Aquí os dejo un post sobre Airbnb, la mejor alternativa a un hotel.

Gasto total

Blablacar Sevilla-Málaga+ Vuelo de Málaga a Eindhoven + trenes ida/vuelta Eindhoven-Amsterdam(uno nos lo regalaron) + Vuelo Eindhoven-Sevilla+ Hostal 4 noches = costó el vuelo y el hotel más los traslados (de Sevilla a Málaga y de Eindhoven a Ámsterdam ida y vuelta) 157€

¿Por qué tiene su encanto Amsterdam? Cosas que deberías hacer:

De visita a los coffee shops. Esta ciudad es muy conocida, entre otras peculiaridades, porque la Marihuana ¡es legal! Un coffeeshop es un local en el que se puede comprar marihuana, hachís, muffins, etc, pero también es muy común consumir té, o batidos. De hecho, aunque parezca mentira, Holanda tiene una de las tasas más bajas de consumo de marihuana entre sus ciudadanos.

Cada coffeeshop es especial y tiene una decoración distinta y os aseguro que os van a encantar ¡todos! Es de los más importantes de la ciudad y tiene decorado el local con fotos de todos los visitantes famosos que han ido allí.

Entre los coffeshop más famosos se encuentra the Bulldog y tiene varios locales en diferentes puntos de la ciudad. Aunque sus productos son más caros de lo común, es cierto que todo el mundo que va a Amsterdam, pica con alguna que otra cosa.

The Bulldog tiene un hotel, y si entras en la recepción te dan jabones, geles y otras cositas de la marca ¡gratis! (o al menos a nosotras nos lo dieron. Entramos con todo el morro del mundo y lo pedimos). Un recuerdo que me llevo…

Aquí os dejo la lista que nos sirvió a la hora de visitar los diez mejores coffeeshops de Ámsterdam.

– Coger el ferry que te lleva al segundo mercado más grande de Europa. Tenéis que tener mucha suerte para poder acudir a este mercado, porque según nos explicaron, solo se abre entre el segundo y tercer fin de semana de cada mes. La entrada cuesta 4€ pero en su interior hay ropa increíble y antigüedades a un precio muy bajo, por lo que merece la pena entrar. Abrigos de piel por 10€, parkas y trencas de Inditex por 3€, gafas rayban vintage por 15€…

Como no recuerdo exactamente cómo se llamaba el mercado, cuando estéis allí preguntad por él. Decid que para ir a mercado ese hay que coger el barco gratuito, que cuesta 4€ entrar, que es el segundo más grande de Europa, que tiene varias naves enormes…Quizás os sepan decir cuál es.

De todas formas, Ámsterdam tiene muchísimos mercadillos, así que aquí os dejo una lista de los mejores mercados y mercadillos de la ciudad.

El mercado Bloemenmarkt o mercado flotante de flores. Me gustaría destacarlo entre los demás mercados por ser el único mercado de flores flotante del mundo. Es muy peculiar y merece ser visitado. Se encuentra en Singel, entre muntplein y koningsplein.

Dar un paseo por el Barrio Rojo. Siempre habíamos escuchado hablar del Barrio rojo de Ámsterdam, pero tenéis que vivirlo para contarlo. El barrio de noche se caracteriza por la gran cantidad de neones y luces rojas que hay en los escaparates. Dentro de estos, mujeres semi desnudas invitan al turista (siempre hombre) a entrar con ellas.

Es un barrio muy peculiar situado en la parte antigua de Ámsterdam, y aunque no lo creáis, es muy seguro. Por allí hay museos dedicados al sexo y tiendas muy peculiares que tienen unas cabinas en las que metes dinero y te ponen una película para… en fin. Además los escaparates de las tiendas no tienen desperdicio. Todo un mundo dedicado a… bueno, qué os voy a contar.

– Visitar la casa de Ana Frank. Está situada en Prinsengracht 267 y su precio es de 9€ para los adultos, aunque si tienes el carnet joven te hacen un descuento del 50%. Si queréis visitarla os aconsejo que vayáis muy tempranoporque se forman unas colas muy largas.

El horario varía dependiendo del mes, así que aquí os dejo el horario oficial de 2016: Del 1 de noviembre al 1 de abril Todos los días de 9 a 19. (Los sábados, hasta las 21). Del 1 de abril al 1 de noviembre  Todos los días de 9 a 22. La hora límite de acceso es 30 minutos antes del cierre y en ocasiones hay excepciones de horario.

La casa de Ana Frank es uno de los edificios más significativos de Ámsterdam. Al ver la ropa de esa niña judía, adentrarte en su pequeña casa en la que se pasaban los días sin poder hacer ruido por temor a que les pillaran los nazis, ver su diario y escuchar los vídeos (el cual lo traducen en varios idiomas, entre ellos el español), se te encoge el corazón y revives la historia.

Encontraron el diario después de la guerra y su padre decidió donarlo al museo.

– Begijnhof. Es un vecindario que se encuentra a unos pasos de Spui y es difícil de ver desde fuera para los turistas. Las casas eran muy elegantes y en el número 34 se encontraba la casa más antigua de Ámsterdam, del siglo XVI y es una de las dos únicas casas que quedan en la ciudad con fachada de madera. Nos dijeron que debíamos ir entre las 10-16 horas y la entrada era gratuita.

-Rijksmuseum. Está considerado como el mejor museo de Holanda. Con la mayor colección de cuadros del Siglo de Oro atrae a cerca de un millón de visitantes anuales. Abre todos los días de 9:00 a 18:00 y cuesta 14€. Se encuentra en Jan Luijkenstraat 1.

¿Siempre viste las letras de I Ámsterdam? Pues se encuentra justo aquí

Vondelpark. Es un parque con casi 500.000 metros en el que hay un inmenso lago con animales. Personalmente no vi mucho de especial en él, pero es cierto que es un buen lugar para relajarte y para hacer un picnic si queréis ahorraros algo de dinero y comer en un sitio tranquilo.

Paseo en bici. Aunque parezca mentira, el transporte preferido en Ámsterdam es ¡la bicicleta! Hay miles y miles de bicis en todas partes, e incluso la gente cuando no la quiere la deja tirada en la calle. Jamás había visto tantas bicis juntas.

Además vimos en muchas ocasiones cómo las dejaban en la calle sin candado ni nada… Eso en España no pasa. Por eso os recomiendo que alquiléis una bici por un día y recorráis la ciudad en ella. No es muy grande y se puede ir a todos sitios andando (al menos los sitios más turísticos) o en bici. El alquiler por un día rondaba los 10€.

-¿Heineken Experience? Si os gusta la cerveza dicen que es un buen museo pero su precio de 15€ con dos cervezas nos echó un poco para atrás. Abre todos los días de 11:00 a 19:00 horas. (Venta de entradas hasta las 17:30 horas)  Se encuentra en Stadhouderskade 78.

Si vais a ir más de tres días pensad la posibilidad de visitar alguna ciudad cercana(como Utrecht) o incluso algún país cercano como Bélgica.

-Entrar en todas las tiendas de quesos y probarlos ¡gratis! En la capital encontraréis tiendas por todos los barrios dedicadas exclusivamente al queso, y es que Amsterdam ofrece una gran variedad de ellos. Los holandeses sienten una auténtica pasión por los quesos. En del desayuno, en el bocadillo, cortado en taquitos y con mostaza, o frito en el interior de una croqueta: en Holanda siempre encontraréis una excusa para comer queso en cualquier momento del día. Nosotras nos pasábamos los días entrando y saliendo para probar todo tipo de quesos: rojos, verdes, azules, en crema, gauda, edam…un placer para el paladar.

De todas formas, también hay mercados al aire libre para comprar diferentes quesos casi a mitad de precio que en las tiendas.